La cultura digital, los migrantes y la ecología son lo más destacado del nuevo Directorio de Catequesis

Vaticano, 25 de junio 20 / 11:51 am (ACI).- El nuevo Directorio de Catequesis publicado por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización el 25 de junio en el Vaticano, destaca la labor de evangelización en el mundo digital y las redes sociales, hace hincapié en el papel de la enseñanza de la iglesia en el campo de la bioética, aclara el tema de la ideología de género y anima a los católicos a redoblar sus esfuerzos en la pastoral de los migrantes y en el trabajo por el medio ambiente.

Aprobado por el Papa Francisco y firmado por el Arzobispo Rino Fisichella y José Octavio Ruiz Arenas, respectivamente presidente y secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, el Directorio de Catequesis sustituye al «Directorio General de la Catequesis», publicado en 1997.

«Una presencia evangelizadora en el continente digital»

El documento subraya la importancia del «fenómeno de la cultura digital» y de las «nuevas tecnologías», que «crearon una nueva infraestructura cultural que afecta a la comunicación y a la vida de las personas».

«En la Iglesia, la comunicación unidireccional suele ser habitual: se predica, se enseña y se presenta la síntesis dogmática. Además, sólo con un texto escrito es difícil hablar con los más jóvenes, acostumbrados a un lenguaje que consiste en la convergencia de la palabra escrita, el sonido y las imágenes.»

«Las formas de comunicación digital ofrecen, por el contrario, mayores posibilidades, ya que están abiertas a la interacción. Por lo tanto, además del conocimiento tecnológico, es necesario aprender modalidades comunicativas efectivas, además de asegurar una presencia en la red que da testimonio de los valores del Evangelio», subraya el texto del Vaticano.

«Sin embargo, la realidad virtual no puede sustituir la realidad espiritual, sacramental y eclesial experimentada en el encuentro directo entre las personas: «Somos medios y el problema fundamental no es la adquisición de tecnologías sofisticadas, aunque necesarias para una presencia actual y válida. Sea siempre muy claro entre nosotros que el Dios en quien creemos, un Dios enamorado del hombre, quiere manifestarse a través de nuestros medios, aunque sea pobre, porque él es el que actúa, él es el que transforma, es el que salva la vida del hombre»12. Para testimoniar el Evangelio, se necesita una comunicación auténtica, fruto de una interacción real entre las personas».

El documento vaticano señala que «la verdadera cuestión no es cómo utilizar las nuevas tecnologías para evangelizar, sino cómo convertirse en una presencia evangelizadora en el continente digital».

A lo largo de sus cerca de 300 páginas, el Directorio de Catequesis profundiza la importancia de la evangelización y la formación de los catequistas, así como la preparación para la pastoral en los diferentes entornos en los que está presente la Iglesia, con sus sacerdotes, religiosos y laicos. También trata en detalle el proceso de formación en cada etapa de la vida cristiana.

«Evangelizar no es ante todo una doctrina. Más bien, es hacer presente a Jesús y proclamarlo», dice el documento, porque «los cristianos tienen el deber» de anunciar el Evangelio «sin excluir a nadie».

«No como alguien que impone una nueva obligación, sino como aquel que comparte una alegría, marca un hermoso horizonte, ofrece una fiesta deseable», dice.

El «genio femenino» en la catequesis

El Directorio de la Catequesis también tiene un espacio para destacar que «las comunidades cristianas están constantemente animadas por el genio femenino, hasta el punto de reconocer que su contribución es esencial e indispensable para la realización de la vida pastoral».

Las mujeres, dice el documento, «Son capaces de entender, con una sensibilidad particular, el ejemplo de Jesús: servir tanto en lo pequeño como en las grandes cosas es la actitud de aquellos que han entendido el amor de Dios por el hombre hasta el fondo, y no pueden hacer otra cosa que derramarlo sobre los demás, cuidando de las personas y las cosas del mundo».

La Iglesia comparte con los migrantes «el don de la fe»

Reuniendo las palabras del Papa Francisco en su discurso a los participantes en el VII Congreso sobre pastoral migratoria en 2014, el Directorio de la Catequesis asegura que «la Iglesia, como ‘madre sin límites y sin fronteras’, acoge a migrantes y refugiados, compartiendo con ellos el don de la fe».

«La Iglesia participa en estructuras de solidaridad y aceptación, y también está preocupada en estos contextos por testimoniar el Evangelio», dice.

El documento vaticano afirma que «la Iglesia tiene un ministerio específico para los migrantes, que tiene en cuenta su tipividad cultural y religiosa. Sería injusto añadir a los diversos desarraigos que han experimentado, también la pérdida de sus ritos y su identidad religiosa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *